Novena a Nuestra Señora de Fátima

Sugerencias para ofrecer algunos sacrificios durante la novena: no leer inmediatamente una carta, o un mensaje que se recibe, sino esperar un rato; dedicarle tiempo a un niño, aunque parezca que se lo pierde; estar alegre aunque se tengan razones para no estarlo; salir a caminar si se tiene pereza; no encerrarse en la habitación si se está triste y cabizbajo, sino salir y hacer actos contra la tristeza, provocando pensamientos optimistas y de alegría; no soñar despiertos, y no pensar en sí mismo; privarse de algún postre o dulce; rezar un Rosario de rodillas; privarse del celular, la computadora o la televisión; hacer un ayuno a pan y agua o completo; etc

Oraciones iniciales

Como oraciones iniciales se rezan las enseñadas por el ángel a los pastorcitos.

"Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan  y no te aman."

 Se repite tres veces

 

"Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Os adoro profundamente y Os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y divinidad de Jesucristo, presente en todos los Sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores."

 

Los niños rezaban estas dos oraciones de rodillas y con la frente inclinada hacia el suelo.

 

Rezar la oración correspondiente del día (cada imagen contiene la oración del día)

 

Oración final para cada día de la novena

Oh santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de tu Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos a las bondades de tu amantísimo Corazón, venimos a tus plantas para rendirte el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente tu mensaje de amor, y la que te pedimos en esta novena, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Amén.